El eón Arcaico

El eón Arcaico (sucesor del Hádico y predecesor del Proterozoico) es conocido como el eón donde hacen su aparición los seres vivos.

Este es el eón donde por fin se pueden diferenciar claramente las primeras eras geológicas por las que llegó a pasar el planeta Tierra. Durante el Hádico es muy complicado distinguir entre diferentes eras geológicas y por tanto se considera como un solo bloque temporal.

Aunque la vida se hace presente durante este tiempo, éste no es el único evento importante que sucede en el Arcaico. También la estructura del planeta, tanto en la superficie como en el interior, comienza a pasar por cambios que la conducen a parecerse a la que conocemos hoy en día.

Historia

El eón Arcaico tuvo sus inicios hace unos 3800 millones de años y terminó aproximadamente hace unos 2500 millones de años.

eon arcaico paisaje

En sus comienzos por las condiciones en las cuales se encontraba el planeta, el desarrollo de la vida era algo imposible, aunque a medida que llegó a pasar el tiempo, dichas condiciones cada vez se hacían más aptas para diversas formas de vida.

Las primeras formas de vida que se encontraron fueron las bacterias. Éstas se localizaban en los mares poco profundos formando una especie de colonia, las cuales conoceremos como estromatolitos.

Dichas bacterias se alimentaban por procesos fotosintéticos, y de esta forma vemos que fue incrementándose la presencia del oxígeno en el mar. Así, con el paso del tiempo, los mares comienzan a llenarse de oxígeno, desarrollando de esta forma la atmósfera.

Cabe destacar que durante el Arcaico se produjo mucha actividad geológica, donde llegamos a ver los primeros continentes que se originaron gracias a la evolución de la corteza terrestre.

No obstante, los primeros continentes no poseían un gran tamaño, de forma que tenían que unirse para formar un supercontinente.

Se estima que la constante actividad volcánica y tectónica que se desarrollaba en este periodo llegó a destruir una gran cantidad de estos continentes.

Las eras del eón Arcaico

Eoarcaico

El Eoarcaico tuvo una duración de al menos 200 millones de años, aunque se cree que podía haber sido hasta el doble. Se caracteriza por ser la subdivisión donde aparecen organismos de tipo quimiosintéticos.

Paleoarcaico

El Paleoarcaico se desarrolló entre los 3600-3200 millones de años. Para este entonces los organismos evolucionan lo suficiente para dar paso a los estromatolitos, donde las bacterias se alimentarán por medio de la fotosíntesis.

Mesoarcaico

El Mesoarcaico se dio entre los 3200 y los 2800 millones de años antes de nuestros días. Se conoce esta subdivisión por un evento nunca antes visto, y es la primera glaciación en nuestro planeta, así como también la fragmentación del primer e hipotético supercontinente conocido como Vaalbará.

Neoarcaico

El Neoarcaico se trata de la última era del eón Arcaico. Se encontró comprendida entre los 2800 y 2500 millones de años antes de la actualidad.

Aquí las bacterias en un constante desarrollo y por medio de la fotosíntesis oxigénica, comienzan la oxigenación del planeta, dicha oxigenación es de magnitudes tan grandes que produce ciertas consecuencias en el siguiente eón.

Características del eón Arcaico

  • La caída de meteoritos en la Tierra es algo que aún sucede, sin embargo, esto es algo que cambiará con el paso del tiempo, dando fin a las grandes lluvias de meteoritos que colisionaban con la Tierra.
  • Las primeras formas de vida hacen su presencia en forma de cianobacterias, las cuales eran organismos procariotas que obtenían su energía por medio de elementos químicos.
  • Durante el Arcaico se llegaron a formar océanos prematuros. Esto se dio gracias a las grandes acumulaciones de agua que lograron abarcar un gran porcentaje de la superficie del planeta.

Clima

El Arcaico llegó a sufrir bastantes cambios en lo que respecta a su clima, en un principio, este no era para nada apto para el desarrollo de cualquier tipo de vida, todo esto gracias a los gases que se encontraban en la atmósfera primitiva que ocasionó elevaciones en la temperatura.

A medida que pasaba el tiempo, las temperaturas comenzaban a disminuir y la atmósfera comenzaba a cambiar gradualmente, hasta el punto de volverse apta para el desarrollo de las cianobacterias además de tener una temperatura similar a la de hoy en día.

Vídeo resumen

¿Te ha servido este artículo?

¡Pulsa sobre las estrellas para valorarlo! 🙂

Promedio de puntuación 3.5 / 5. Total de votos: 4

Sé el primero en votar

Sentimos que no te haya servido todo lo que quisieras...

¡Ayúdanos a mejorar!

Dinos... ¿qué crees que le falta a esta publicación?