La era Neoarcaica

La era Neoarcaica se conoce como la cuarta y última era del eón Arcaico.

Entre los eventos que sucedieron durante esta etapa se encuentra la inminente fragmentación del supercontinente Vaalbará, el inicio de diversas orogenias y uno de los aspectos más importantes, el surgimiento de organismos capaces de realizar fotosíntesis oxigénica.

Cabe destacar que, durante el Neoarcaico, los cratones seguían combinándose unos con los otros, llegando a crear el supercontinente conocido como Kenorland.

Historia

La era Neoarcaica se encontró comprendida entre los 2800-2500 millones de años antes de nuestra era.

volcanes y lava de la era neoarcaica

En sus comienzos se llevó a cabo las últimas etapas de la división de Vaalbará. No obstante, esto tuvo ciertas consecuencias para la corteza terrestre.

Y es que, gracias a esta segmentación se incrementó de una forma notable el vulcanismo y la actividad tectónica. Se estima que, por este incremento la glaciación iniciada en la era Mesoarcaica llegaría a su fin.

Durante estos eventos, nacieron los primeros organismos capaces de realizar un proceso conocido como “fotosíntesis oxigénica”. Dicho proceso se basa en la producción de oxígeno como un subproducto de una manera biológica. Los primeros seres vivos capaces de realizar este tipo de procesos fueron las cianobacterias.

Características de la era Neoarcaica

  • Durante esta era el oxígeno comienza a acumularse en la atmósfera. Sin embargo, éste actuaría como un gas mortal para los organismos que no fueran cianobacterias.
  • Los estromatolitos se encontrarían en mayores cantidades que en comparación con eras anteriores, y es que tanto las cianobacterias como algunos organismos anaerobios serían los principales formadores de estas estructuras.
  • El Neoarcaico se caracteriza por ser una fase donde se produjeron grandes cambios en la superficie terrestre, y el factor principal de esto fueron las etapas orogénicas, donde se provocaron diversos cambias al funcionamiento de la corteza terrestre.

Clima

En la era Neoarcaica, a medida que pasaba el tiempo y gracias a las cianobacterias, la atmosfera empezó a tener temperaturas cada vez más aceptables hasta que la vida pudiera desarrollarse sin ningún problema, incluso llegando a ser un clima muy similar al actual.

¿Te ha servido este artículo?

¡Pulsa sobre las estrellas para valorarlo! 🙂

Promedio de puntuación 3.8 / 5. Total de votos: 13

Sé el primero en votar

Sentimos que no te haya servido todo lo que quisieras...

¡Ayúdanos a mejorar!

Dinos... ¿qué crees que le falta a esta publicación?